Mi historia

Nací el 03 de Mayo de 1991 en la bella y mística ciudad del Cusco, tuve una hermosa infancia llena de amor, unión familiar y amistad que me permitió sembrar las semillas de amor, amistad y valores en mi vida.

A partir de los 8 años de edad, mi vida sufrió una serie de cambios que no terminarían hasta los 13 años y que sembrarían a nivel de mi inconsciente una serie de miedos y patrones limitantes que aún actualmente estoy en proceso de identificar y desmontar con mucho amor y agradecimiento. Estas experiencias van desde el fallecimiento de mis queridos amigos y maestros de cuatro patas (Kiko y Goliat), pasando por la separación con mi hermano Javier (Uno de mis mayores referentes), la mudanza a la ciudad de Lima (Y el abandono a mi perruno amigo Goliat III) y finalmente el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer en mi padre.

Desde niña siempre fui una persona sensible y conectada con mis emociones, sin embargo, a partir de la mudanza a Lima adquirí muchas máscaras que creí que necesitaba para poder adaptarme a mi entorno, es así como empecé a desconectarme de mi misma y ceder mi poder a los demás. Aprendí también a huir como herramienta de escape a mis problemas, para no afrontar situaciones de dolor en mi vida.

Desde este huir aprendí a guardar todos mis miedos dentro, muy al fondo  (Como quien limpia su cuarto superficialmente, poniendo todo lo desordenado dentro del closet para dar una apariencia de limpieza), y realmente me compré la historia de que todo estaba bien. Estaba tan desconectada de mi misma, que en mi rol de hija que busca admiración de su familia, al momento de escoger una carrera, no vi otra opción que no fuera “Ingeniería”, porque en la familia “Ingeniería era lo máximo”.

A los 23 años empiezo una de las que sería la más bonita de las relaciones que he tenido, todo iba color de rosa, hasta que la vida (sabia como siempre) puso en mi vida una perrita hermosa (Pandita) la cual adoptamos y que lamentablemente falleció a la semana, este hecho me regresó a la edad de 8 años, y comencé a sacar patrones y miedos que tenía escondidos. Lamentablemente esta relación no prosperó, y esta ruptura fue la excusa perfecta para retornar mi atención y energía hacia mí misma.

Es así que emprendo  un camino de reconexión conmigo misma, de reconocer mi verdadero ser, de abrir el closet y empezar a ver, reconocer, agradecer y transmutar mi propia oscuridad. Surgió un despertar espiritual, paulatino y profundo, que me llevó a dejar de lado la seguridad de mi trabajo y empezar la búsqueda de algo que me haga verdaderamente “SER FELIZ”. Y de esta manera llegó a mi vida el coaching, la mentoría y la formación holística en terapias complementarias. Son estas hermosas y poderosas herramientas las que me han permitido ver que eso que buscaba afuera, está realmente dentro de mí, y que el poder de “SER FELIZ” es solo mío.

En este hermoso  e inacabable camino de autoconocimiento que estoy siguiendo, entendí que mi “Razón de Ser” es sanarme, mi mayor proyecto en este experimento llamado Tierra soy YO MISMA, y una hermosa herramienta para contribuir a mi sanación es poder poner al servicio de los demás mis dones, experiencias y amor infinito.